Usted está aquí

LAS REMESAS, ¿EL PERSONAJE DEL AÑO?
En 2019 se batieron todos los record de ingreso de divisas por concepto de transferencias de colombianos residentes en el exterior a sus familias. Las remesas que los nacionales enviaron desde el exterior llegaron al dato anual de US$8.247 millones, con crecimiento del 17.22% en relación con  2018. Fue mayor el ingreso correspondiente a remesas que la inversión extranjera para el sector de minas, energía e hidrocarburos, que ascendió a 6.857 millones de dólares según los registros del Banco de la República. Las remesas, al ser convertidas a pesos significa la respetable cifra de 27 billones de pesos y se convirtieron en el detonante del consumo de las familias. El año pasado representaron más del 40% de los pagos a los pensionados. Gracias a ellas, el país ha podido evitar una profundización de su déficit externo. El año pasado la inversión extranjera de portafolio, conocida coloquialmente como capitales golondrina, disminuyó en US$500 millones. Esta fuga de divisas pudo ser compensada con el ingreso neto de remesas. Un cálculo de los analistas de Bancolombia sugiere que de no ser por las remesas, el crecimiento de la economía colombiana en 2019 sería 0.7 puntos porcentuales por debajo del que se registrará. El relativo buen desempeño de la economía de los Estados Unidos, principal país de origen de las remesas, ha llevado a que el desempleo allá sea el más bajo en 50 años y que el empleo de los latinos se encuentre bastante demandado, especialmente en oficios de bajo perfil. Pero además, gracias al cuantioso ingreso de remesas, el desempleo no es más alto del que se registra. En el cuadro se ilustra cómo la llamada población económicamente inactiva, particularmente la que dice que no le llama la atención trabajar, pudiendo hacerlo, ha crecido fuertemente. Ello se debe en alto grado a que sus hogares están recibiendo el empujoncito de las remesas y por lo tanto esas personas no sienten la urgencia de laborar para procurarse un ingreso.