Usted está aquí

Superindustria se pronunció acerca de la irrenunciabilidad de las normas especiales de protección al consumidor.
En días pasados la Superintendencia de Industria y Comercio emitió concepto acerca de la naturaleza de las normas del Estatuto del Consumidor que, de acuerdo a lo dispuesto por ese mismo cuerpo normativo, son irrenunciables y, por lo tanto, cualquier estipulación en contrario de ellas se tendrá por no escrita. Mediante dicho concepto la Superindustria recalcó que si bien la Ley 1480 del 2011, Estatuto del Consumidor, no define de manera específica lo que es una relación de consumo, sí consagra la normas relativas a la idoneidad, calidad, garantías, marcas, leyendas, propagandas, fijación pública de precios y responsabilidad de productores, expendedores y proveedores aplicables a toda relación de consumo, entendida como aquella donde intervienen estos últimos actores junto a los consumidores. Por lo tanto, indicó también que se debe analizar en cada situación particular la existencia o no de una relación de consumo, lo cual supone que quien adquiere un producto o servicio lo hace en calidad de consumidor y quien lo comercializa tiene la calidad de proveedor o productor. Ello con el propósito de aplicar las normas de protección al consumidor y las acciones propias de dicho régimen. En este orden de ideas, el ordenamiento jurídico contiene normas especiales, como la citada Ley 1480 de 2011, que pretenden equilibrar la relación entre productores o proveedores y consumidores, mediante reglas que, entre otras, contemplan un régimen de responsabilidad diferente al ordinario. Por último, señaló que las normas de protección al consumidor son normas que tienen el carácter de orden público, y son de aquellas que se consideran como normas especiales, por regular un asunto específico. Por lo tanto, tendrán que aplicarse con prelación a las normas generales, como lo son las contenidas en el Código Civil o en el Código de Comercio, siempre que se esté frente a las denominadas relaciones de consumo. DIRECCIÓN JURÍDICA.
Descargar Archivo (423.68 KB)